Reseña Histórica

“La necesidad de una Facultad de Medicina es una de las mas imperiosamente sentidas en el interior de la República y juzgo indispensable hacer los mayores esfuerzos a fin de instalarla en ésta Universidad…” (Dr. Eusebio Bedoya)
La Facultad de Ciencias Médicas, engastada como piedra preciosa en la Universidad Nacional de Córdoba, la más antigua del país y la segunda de Sudamérica, tiene una larga historia, rica en acontecimientos que comienzan aún, antes de su fundación, el 10 de Octubre de 1877, por la Ley del Poder Ejecutivo Nacional N° 874.
Córdoba, que ostentaba con orgullo el mérito de haber albergado la primera Universidad del país, tendría recien a fines del siglo XIX, su Facultad de Medicina. Años difíciles aquellos, entre 1862 y 1880, conocidos como “período clave de la historia argentina”.

En 1862, el Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública del Presidente Mitre, comisionó al Dr. Eusebio de Bedoya, para visitar los estableciemientos educativos de la provincia de Córdoba. En su informe, sugiere la incorporación de la enseñanza de medicina como una necesidad imperiosa, más alla de que no fuera posible su organización perfecta desde un principio por la falta de una multitud de elementos indispensables, obstaculos que a medida que se avance se irían removiendo.
Si bien este informe no logró una realización inmediata, el proyecto del Dr. Bedoya fué la base fundamental para los posteriores.

En 1874, el Dr. Nicolás Avellaneda llegó a la Presidencia de la Nación y al mismo tiempo, en Córdoba, el Dr. Manuel Lucero, fue electo Rector de la Universidad Nacional. Fue uno de los más progresistas, creó la Facultad de Ciencias Fisio-Matemáticas y proyectó la de Filosofía y Letras.
Fue asesor del Rector Lucero, el dinámico Dr. Hendrik Weyenbergh, holandés, médico y naturalista, quién emprendió una campaña de apoyo para la creación de la Facultad de Medicina, destacando la urgencia de su creación.
El encargado de presentar un proyecto de Ley, fué el Dr. Luis Warcalde, diputado nacional por Córdoba, en la sesión del 9 de Junio de 1875. Fueron arduos y prolongados los debates parlamentarios en esos años.

El 16 de Agosto de 1877, la Cámara de Diputados y Senadores de la Provincia, aprobaron el proyecto por el cual ofrecían a la nación, en su art. 1°: “Todos los servicios que pueda prestar el Hospital Gral. San Roque, para el estudio de la Anatomía cuanto para la construcción del anfiteatro”, y así el ofrecimiento fue girado de inmediato al senado de la Nación. El debate depararía una agradable sorpresa: la Ley fue sancionada por el Poder Ejecutivo de la Nación, el 10 de Octubre de 1877 y los cursos se inauguraron el 11 de marzo de 1878.

Su primer Decano fue el Dr. H. Weyenbergh, quién ademas asumió la responsabilidad de dictar las dos únicas materias del primer año. Redactó un plan de estudios, proyectó el anfiteatro de Anatomía y cedió sus primeros sueldos para la adquisición del material de enseñanza.

En 1884, egresó la primera promoción de profesionales médicos y muchos de ellos se convertirán después en distinguidos catedráticos o directivos de nuestra Facultad.
El 24 de mayo de 1913, se inauguró el Hospital Nacional de Clínicas, planificado y construido como Hospital Escuela. Su primer director fue el Dr. Pedro Vella, teniendo como Secretarios a los Dres. Ernesto Romagosa y Clemente Rius.
La Maternidad Nacional se inauguró  oficialmente el 27 de Febrero de 1932, considerada como segundo Hospital Escuela.
Durante el decanato del Dr. Enrique P. Aznarez, fue creado el actual Escudo de la Facultad, por Resol. H.C.D. N° 270, del 5 de Marzo de 1982. El mismo, cual verdadero retrato de la Institución, va proclamando en el lenguaje heráldico, todas las virtudes pretendidas para el Hombre Médico: Constancia, Prudencia, Desinterés, Fé e Integridad. El pórtico griego, en el centro de su campo de plata, simboliza la misma facultad con su triple misión de transmitir cultura médica, enseñar medicina y estimular una investigación constante, estableciendo la continuidad del saber médico en el tiempo y en el espacio.

Desde Weyenbergh hasta la actualidad (2017), cincuenta y cuatro Decanos han dirigido los destinos de la Facultad de Ciencias Médicas de Córdoba, evidenciando actitudes ejemplares de ética, constancia, exigencia, sacrificio y superación. El objetivo de aquellas sombras ilustres del ayer, al igual que las de hoy, que serán las del mañana, perpetuarán la formación y capacitación de la juventud estudiosa, que, persiguiendo la excelencia, podrán desenvolverse en los complejos y exigentes contextos laborales que ya se avizoran, en el escenario mundial.

________________________________________
Agradecemos a la Dra. Norma Acerbi Cremades por colaborar con este documento